rialarco

blog. cubo. extemporáneo.

Chiloé y la Crisis de la Ciencia en Chile

without comments

De entre las muchas maneras que hay de entender el fenómeno de la muerte de especies en Chiloé y las explicaciones ofrecidas por el Estado de Chile encarnado en el Gobierno actual (e. g., centralismo extremo, control mediático, mala legislación y regulación, despreocupación por el medio-ambiente, impacto social del empobrecimiento de formas de producción artesanal en favor de las formas de producción industrial, etc.), hay una forma más de comprensión que tiene que ver con la crisis de la ciencia en nuestro país. Eso se puede resumir así: Chile no destaca, ni invierte, ni incentiva, ni se proyecta como un país científico.

El caso Conicyt (http://www.theclinic.cl/…/asi-fueron-los-dos-meses-de-bern…/); la carta “Nuestros gobiernos han elegido la ignorancia” (http://www.biologiachile.cl/…/uploa…/2015/11/El-Mercurio.pdf); son sólo muestras de esto. Y lo de Chiloé viene a refrendarlo.

Sólo en países ignorantes existe algo así como “la ciencia oficial” y “la ciencia alternativa”, y son países relativamente fáciles de manipular con omisiones y opiniones. Omisiones de información, cortinas de humo y efectos televisivos centrados en la repetición de eslóganes. Opiniones y puntos de vista tomados como certezas, olvidando que desde hace 2400 años los griegos afirmaban que la doxa (la opinión) es conocimiento de baja calidad. En un país ignorante como este en que vivimos, la ciencia es reactiva, y los periodistas buscan después del hecho a un científico para que opine. Y entre el humo sólo un poco de luz llega a relucir.

Un país que se orienta a lo científico tendría a muchas voces ya enteradas del fenómeno, y hasta prediciéndolo. Donde hay interés por el conocimiento hay buena ciencia, es decir: evidencia contra evidencia, respaldo a las hipótesis, teorías que pasan la prueba de la refutación, argumentaciones basadas en las evidencias que persisten. En la práctica, para que eso ocurra, en un país que se orienta a la ciencia hay voces estatales e independientes, y hay universidades brindando conocimiento, produciendo para el mismo país, y hay profesionales interesados por producir conocimiento y/o por actualizarse constantemente como un estándar ético de su propio quehacer.

Chiloé hoy sufre por la ignorancia, elegida y deliberada, construida a la medida de quienes quieren disponer de este país a su arbitrio. Obviamente no hablo de este gobierno o el anterior.

“Despierte el hombre, despierte” cantaba Violeta Parra.

Seguiremos cantando.

Written by rialarco

mayo 10th, 2016 at 2:59 am

InunDaciones 2016 en Santiago: ¿algo que ver con I+D?

without comments

Cuando me enteré de las inundaciones de Santiago, lo segundo que se me vino a la memoria fue un gráfico de enero de 2015 sobre inversión nacional en Investigación y Desarrollo (para quien no esté enterado, somos junto a México los que menos invertimos de la OCDE). Allí se mencionaba que Chile invierte 800 millones USD (un 0,8 del PIB) en I+D al año. De esos 800, menos del 1% se invierte en “Actividades de atención de la salud”, y lo mismo sucede en “Suministro de agua” (o sea, menos de 8 millones USD en cada área).
Además del tema de Alto Maipo, sospecho que puede haber una relación entre el grado de inversión de I+D y los problemas del suministro de agua de estos días, no sólo en Santiago, sino también en el resto del país, porque a la larga, si no hay inversión en I+D, también sufre la infraestructura. No tengo cómo saber si la relación es directa o causal (no soy experto en eso), yo sólo digo que si Chile sigue invirtiendo una cifra tan baja en I+D habrá cada vez más áreas de la vida social en que sigan apareciendo problemas que impacten negativamente la calidad de vida de las personas, porque a mí parecer no hay equilibrio entre la productividad y el bienestar (objetivo y subjetivo) que puedan alcanzar los habitantes gracias a esa productividad.
Tiendo a pensar que parte del problema es que este tipo de cifras grandilocuentes son difíciles de imaginar, y uno hasta puede creer que los montos invertidos en I+D son suficientes. Yo no sé cuánto es 800 millones de USD. Me pierdo totalmente. Por eso, aprovecho de recoger y citar algunas referencias a tener en cuenta:
– ¿Qué países son los líderes en I+D? Corea del Sur, Israel, Japón, Finlandia y Suecia aparecen mencionados en los datos de 2013, 2014 y 2015. El porcentaje de PIB invertido en Investigación y Desarrollo de tales países fluctúa entre el 3 y 4,5 anual. Son países que suelen aparecer también en índices importantes de calidad educativa. Esos mismos países son los que más producen tecnología y servicios no sólo para sus propios habitantes, sino para el resto del mundo (supongo que todos saben qué es Samsung, Hyundai, Honda, Sony, Spotify, Thule o Nokia)
– En ese escenario, el caso USA es bastante triste, aún más si consideramos cuánto le copiamos al modelo gringo. La NASA, que es una entidad “estatal”, recibe anualmente alrededor de 18 mil millones USD para funcionar en todos sus programas. Si ud. es de los que ha leído eso de “tanto dinero para mandar a gente al espacio y los niños no tienen agua en Africa”, sepa que eso es falta de voluntad política, no es culpa de la NASA. Hay mil ejemplos de cómo la tecnología espacial ha impactado positivamente en la vida de las personas (no sólo el teflón: angioplastía, marcapasos, el análisis sanguíneo y casi todo el equipamiento médico de UCI es derivado de tecnología espacial, miles de pinturas anticorrosivas usadas en automóviles y casas, la mayor parte de la tecnología inalámbrica, e incluso la miniaturización del dispositivo en que me está leyendo), pero anualmente la entidad se ve obligada a mendigar ante el Senado que les aprueben fondos. Le propongo parámetros numéricos: el presupuesto de Defensa de USA se estima en 600 mil millones USD al año (33 veces el presupuesto NASA); otro parámetro, el rescate inicial de USA para frenar la crisis de 2008 (el desembolso federal para rescatar la banca privada) fue de 850 mil millones USD, o sea, el presupuesto NASA de aproximadamente 50 años.
– Stephen Hawkins y Yuri Milner dieron un vuelco a la Ciencia y la Tecnología la semana pasada con el plan de llegar a Alpha Centauri, nuestra estrella más cercana. Anunciaron un fondo inicial para lograrlo por 100 millones USD. Sólo 100 millones USD de privados para viajar a un 20% de la velocidad de la luz. Además del genial aterrizaje del Falcon 9, la noticia del Breakthrough Starshot me hace pensar que mis hijos verán tecnologías que yo ni siquiera he soñado.
– Y algunas referencias desde la contingencia: el escándalo de Brasil se estima en 8 mil millones USD (hasta ahora), es decir, cubre 10 veces nuestro presupuesto en I+D. En Chile, se estima que CAVAL defraudó al Fisco por 460 mil USD, mientras que PENTA lo habría hecho por algo más de 6 millones USD. O sea, CAVAL+PENTA, con el dinero defraudado casi cubren todo el presupuesto de I+D del área Salud en Chile.
Que una tecnología sea herramienta en lugar de un arma depende siempre, al final del día, de las personas. Si cada vez más personas nos convencemos que la inversión en I+D es útil y/o necesaria, quizá algo de nuestro optimismo y calidad ética pueda verse mejorada también en el camino.

Ricardo I.

Written by rialarco

abril 18th, 2016 at 3:41 am

Posted in nadiesabe

Tagged with , , , , ,

50 términos psicológicos y/o psiquiátricos a evitar (parte 2)

without comments

  1. “Estándar de oro [referido a pruebas y/o mediciones]”: en la evaluación psicológica y psiquiátrica hay muy escasos (si es que lo son) “estándar de oro” genuinos. Esencialmente todas las medidas, incluso aquellas con altos estándares de validez, necesariamente son indicadores falibles de sus respectivos constructos. Por tanto, la práctica ampliamente difundida de referirse a las medidas más validadas de personalidad o psicopatología como “gold standard” es engañosa. Si lo que quiere expresarse es que una prueba determinada está “extensamente validada”, es mejor decirlo de ese modo.
  2. “Mentalmente programado para [o cerebral, o neurológicamente programado]”: el término “programado para” se ha hecho enormemente popular en la prensa y en escritos académicos en referencia a capacidades psicológicas humanas que se presumen parcialmente innatas, como la religión, los sesgos, los prejuicios o la agresión. Sin embargo, con la posible excepción de los reflejos innatos, los datos acumulados en plasticidad neuronal sugieren que hay poquísimas capacidades psicológicas en humanos que están genuinamente programadas, esto es, que son inflexibles en su expresión conductual. Más aún: virtualmente todas las capacidades psicológicas, incluidas las emociones y el lenguaje, son modificables por experiencias ambientales.
  3. “Trance hipnótico”: la idea de que la hipnosis se caracteriza por un “estado de trance” distintivo sigue siendo uno de los mitos más duraderos de la psicología popular, apareciendo frecuentemente en escritos de divulgación y académicos. En realidad, hay muy poca evidencia que apunte a que el trance hipnótico es un estado cualitativamente distinto de la consciencia en vigilia. No hay evidencia consistente de marcadores fisiológicas distintivos de la hipnosis, ni tampoco hay evidencia de que la hipnosis esté asociada con características conductuales únicas. Por ejemplo, respuestas adquiridas en sugestión, como alucinaciones, amnesia, reducción del dolor, pueden conseguirse en ausencia de inducción hipnótica, e incluso cuando los reportes de participantes indican estar despiertos y alerta.
  4. “Influencia de género (o clase social, educación, grupo étnico, depresión, extraversión, inteligencia, etc.) sobre X”: términos tales como “influencia”, “efecto” y otros similares, expresan inherentemente una naturaleza causal entre elementos. Por ello, deben ser usados muy cuidadosamente cuando hacen referencia a diferencias entre individuos (e.g., extraversión como característica de personalidad), o entre grupos (e.g., género), las que no pueden ser manipuladas. Esto no quiere decir que las diferencias indivuales o grupales no ejercen influencia causal en la conducta; lo que se quiere expresar es que los diseños de investigación que examinan tales diferencias son prácticamente siempre correlacionales o cuasi-experimentales. Por esta razón los investigadores debieran ser explícitos que al usar frases como “la influencia de género” están casi siempre proponiendo una hipótesis a partir de los datos, no estableciendo una conclusión lógicamente justificada acerca de los datos. A pesar de esta limitación inferencial, la frase “influencia de género” aparece en más de 45.000 manuscritos en la base de datos de Scholar Google.
  5. “Detector de mentiras”: probablemente una de las denominaciones más equivocadas en psicología, el término de “prueba de detección de mentiras” a menudo se usa como sinónimo de “test del polígrafo”. El test está mal denominado porque es un detector de activación/excitación, no de mentiras. Como el test responde más a la activación psicofisiológica no específica que al miedo a la detección per se, está asociado con una alta tasa de falsos positivos (es decir, frecuentemente identifica como deshonestos a individuos honestos). Además, el test del polígrafo es susceptible de ser manipulado para dar falsos negativos con el uso de contramedidas físicas  y mentales. A pesar de la evidencia, la fascinación por el test del polígrafo es persistente: por ejemplo, en una estudio de 2010 el 45% de estudiantes universitarios de pre-grado declaró creer que es un test preciso en la detección de falsedad.
  6. “La molécula del amor”: más de 6000 sitios llaman a la oxitocina “la molécula del amor”. Otros la llaman “molécula de la confianza”, “molécula del cariño”, y “molécula moral”. Pero los datos obtenidos de estudios controlados apuntan a que todos estos apelativos, desgraciadamente, son simplistas. La mayor parte de la evidencia sugiere que la oxitocina vuelve a los individuos más sensibles a información social tanto positiva como negativa. Por ejemplo, en un estudio de 2014, la administración de oxitocina intra-nasal parecía incrementar la confianza dentro-del-grupo, y también parecía incrementar la desconfianza fuera-del-grupo. Además, en individuos con características marcadas de agresividad, la oxitocina aumenta la propensión a la producción de violencia hacia parejas íntimas tras la provocación. Se han difundido otras frases comparables acerca de mensajeros neuronales, como “molécula del placer” a propósito de la dopamina, lo que es igualmente engañoso.
  7. “Trastorno de Personalidad Múltiple”: aunque el término “trastorno de personalidad múltiple” fue retirado hace más de 20 años del Manual Diagnóstico Estadístico de la Asociación Americana de Psiquiatría (fue reemplazado por “trastorno de identidad disociativo, TID”), aún persiste en muchas fuentes académicas. Quienes proponen que el TID es una condición que naturalmente puede ocurrir tras un trauma infantil reconocen que el término “trastorno de personalidad múltiple” es una mala denominación porque los individuos que presentan TID no albergan propiamente dos o más personalidades completamente desarrolladas. Más todavía: los estudios de laboratorio muestras que los individuos con TID han demostrado que los “estados” de personalidad no están aisladas entre sí por barreras amnésicas impenetrables.
  8. “Marca o firma neural, o marca cerebral”: luego de observar que la conformidad con las normas sociales estaba asociado con activaciones en ciertas regiones cerebrales, un grupo de autores acuñó en 2007 el término “marca neural de la conformidad con las normas sociales”. Otros autores han hablado de “marcas neurales o cerebrales” de trastornos psiquiátricos determinados, como la anorexia y trastornos del espectro autista. Pero la identificación de una “marca neural” genuina requeriría el descubrimiento de un patrón de respuesta que presentara una casi perfecta sensibilidad y especificidad para una condición dada u otro fenotipo. A día de hoy, los neurocientíficos no están ni remotamente cerca de poder detallar tal tipo de “marca” para ningún trastorno psicológico o característica.
  9. “Sin diferencias entre grupos”: muchos investigadores, luego de reportar una diferencia de grupo que no se ajusta a niveles convencionales de significación estadística, establecen que “no hubo diferencias entre grupos”. De modo similar, muchos autores reportarán que una correlación no significativa entre dos variables significa que “no hubo asociación entre las variables”. Pero el hecho de no poder rechazar la hipótesis nula no implica, en términos estrictos, que la hipótesis nula ha sido confirmada. De hecho, si un investigador encuentra una correlación de r = 0,11 en una muestra de 20 participantes (la cual no es estadísticamente significativa), la mejor estimación para una valor verdadero de la correlación en la población, asumiendo que la muestra ha sido obtenida aleatoriamente, no es 0, sino 0,11. Por ello, se sugiere a los investigadores escribir “no hubo diferencias significativas entre grupos” o “no hubo correlación significativa entre variables”.

(parte 1)

Written by rialarco

abril 14th, 2016 at 11:13 pm

Posted in ciencia

50 términos psicológicos y/o psiquiátricos a evitar (parte 1)

with one comment

50 términos a evitar

Reproduzco a continuación mi traducción (adaptada y sin referencias) de los primeros diez puntos de un fabuloso artículo publicado hace poco y titulado como este post, y al que se puede acceder haciendo click en la imagen de aquí de al lado.

 

Términos usados en psicología/psiquiatría imprecisos o que inducen a error

  1. “Existe un gen de o para”: las noticias a menudo señalan en grandes titulares que se ha encontrado “el gen de” una gran cantidad de fenotipos, tales como características de personalidad, enfermedades mentales, homosexualidad, actitudes políticas, Dios, etc. La verdad es que los genes codifican proteínas, no existen “genes para” un fenotipo determinado per se, lo que incluye fenotipos conductuales.  Las causas de cuadros médicos y psiquiátricos son mucho más complicadas, y de hecho, los estudios de asociación genómica en los trastornos psiquiátricos más importantes, tales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar, sugieren que muy probablemente haya pocos o ningún gen de efecto mayoritario. La misma conclusión probablemente sea cierta para muchos rasgos de personalidad.
  2. “Medicación antidepresiva”: ya se trate de antidepresivos tricíclicos, inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, o inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina y norepinefrina, la verdad es que no se trata de medicación “para” la depresión. Hay poca evidencia que diga que estos medicamentos son más eficaces para los trastornos del ánimo más que para otros trastornos (por ejemplo, trastorno de pánico, obsesivo-compulsivo, etc.). El motivo por el que se les llama antidepresivos es más bien histórico (las primeras evidencias de estos medicamentos se obtuvo en estudios de depresión).
  3. “Epidemia de autismo”: el aumento masivo en el diagnóstico de autismo (o trastorno del espectro autista) no es “epidémico”. El aumento de las tasas de diagnóstico se debe más que todo a la conciencia general del público acerca de las características del trastorno (mayor información disponible en los padres en general, incentivos a los establecimientos educacionales que lo reportan, entre otros factores). No hay ningún estudio serio que sugiera que el aumento masivo del autismo como cuadro se deba a vacunas, ver televisión, alergenos en la dieta, antibióticos o virus.
  4. “La región X del cerebro se enciende ante el estímulo Y”: en términos muy breves, las imágenes rojas y naranjas de un fMRI que se suelen publicitar suelen corresponder a indicadores indirectos de actividad neural: primero, los investigadores sólo colorean las zonas que muestran mayor actividad que otras; segundo, lo que se muestra son las zonas de mayor requerimiento de oxígeno y son por tanto indicadores aproximados de actividad cerebral; tercero, en casi todos los casos, lo que se muestra destacada es la sustracción de activación entre una situación control y una experimental; cuarto, desde una perspectiva funcional, hay áreas cuya actividad se refleja en su estado de “apagado”, considerando que pueden corresponder a circuitos inhibitorios.
  5. “Lavado de cerebro”: el término se acuñó en la guerra de Corea, pero aún se utiliza en el ámbito académico. Se refiere a la utilización por parte de individuos poderosos de un procedimiento (armamentístico) para influir y persuadir a otros coercitivamente en el cambio de actitudes a largo plazo. Sin embargo, los procedimientos utilizados no son distintos de los descritos por la psicología social, y más aún, la evidencia sugiere que los cambios o alteraciones no son permanentes.
  6. “Apatía del espectador [en español conocido como “efecto espectador”]”: en un trabajo clásico de psicología social, se denomina de esta manera a la tendencia a la no-acción de los individuos en un grupo en que ocurre una emergencia (en la creencia que el otro actuará primero), llegándose a afirmar que entre más individuos, menos probabilidad de otorgar ayuda. No obstante, el término apatía es inexacto, y la evidencia demuestra que las personas están muy preocupadas por lo que ocurre a las víctimas, pero psicológicamente “congeladas” por otros procesos psicológicos bien conocidos.
  7. “Desequilibrio químico”: en parte por las campañas de difusión de la industria farmacéutica, se ha diseminado la idea de que dolencias tales como la depresión mayor u otros cuadros psiquiátricos se deben al desbalance químico de neurotransmisores. En el mejor de los casos, la evidencia para esta idea es bastante pequeña, y en términos concretos no se conoce hasta hoy un nivel óptimo de neurotransmisores en el cerebro, y por tanto, no se puede identificar qué sería un “desequilibrio”. Más aún: mientras que para la depresión los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina se muestran efectivos, existe evidencia de al menos un medicamento (tianepina) que actúa como potenciador de la recaptación de serotonina y que también es efectivo para la depresión. Este tipo de evidencias cuestiona directamente el modelo simplista de desequilibrio químico.
  8. “Estudios genéticos de familia”: la frase “estudios genéticos de familia” es usada por muchos psiquiatras para referirse a diseños de investigación en que los investigadores examinan la agregación familiar de uno o más trastornos, tales como trastorno de pánico o depresión mayor, dentro de familias intactas (no adoptivas). Debido a que la agregación familiar de uno o más trastornos dentro de una familia podría deberse a ambientes compartidos más que (o en adición a) genes compartidos, el término “estudios genéticos de familia” conduce a confusión, ya que implica erróneamente que la presentación agrupada del cuadro dentro de una familia es necesaria y más probablemente genético que ambiental, además de sugerir incorrectamente que tal diseño permite a los investigadores aislar los efectos de los genes compartidos respecto de los ambientes compartidos. Para lograr tal nivel de aislamiento de variables es necesaria la realización de diseños que estudian gemelos y/o de adopción.
  9. “Determinado genéticamente”: poquísimas (y si es que la hay) capacidades psicológicas están determinadas genéticamente. A lo más, están genéticamente influidas. Incluso la esquizofrenia, que se cuenta dentro de los trastornos mentales más “heredables”, tiene una heredabilidad del orden del 70 al 90%, estimado en estudios con gemelos, lo que deja espacio para influencias ambientales aún sin determinar. Más aún: la evidencia sugiere fuertemente que la esquizofrenia y otros importantes trastornos mentales son altamente poligénicos. Además, la heredabilidad de la mayoría de las características de personalidad ha mostrado una heredabilidad de entre un 30 a un 60%. Tales hallazgos apuntan de nuevo a un rol muy potente de las influencias ambientales.
  10. “El Punto Dios, o la Zona de Dios [en el cerebro]”: algunos medios de comunicación y fuentes académicas se han referido al descubrimiento del “punto de Dios” en el cerebro, basados en hallazgos en que la ideación religiosa se relación a la activación de regiones cerebrales específicas, (algunas zonas del lóbulo temporal). Este tipo de expresiones es científicamente cuestionable, considerando que las capacidades psicológicas complejas (que incluyen la experiencia religiosa) están seguramente distribuidas en distintas redes neuronales que implican múltiples áreas cerebrales. La misma ausencia de especificidad localizacional puede sostenerse en la supuesta identificación de zonas anunciadas como “el punto de la ironía” o “el punto del humor”.

 

En sucesivos post, los 4o puntos restantes

Ricardo I.

Written by rialarco

abril 12th, 2016 at 7:53 pm

Posted in ciencia

Si dejo espacio en el tiempo

without comments

(A propósito de las disculpas públicas de estos días: palabras que quedaron colgadas en la nube en 2010)

Sobre todo, la herida que se abrió en la tierra tras estas semanas son prueba ineludible de la tragedia de vivir en un extremo del camino alejado del tiempo de la capital. Si dejo espacio en el tiempo aparece Concepción como un paréntesis de reloj, una improvisación de los días, la comunión entre el quehacer y la lluvia.
Ahora al caminar veo solamente espacios vacíos. Medios de la capital no dan cuenta de la cantidad de casas desaparecidas, y las dificultades que vienen de vivir entre las memorias rotas de cada lugar. Los edificios son una anécdota y también un peligro, pues las personas se inventan la confianza para trabajar junto a los posibles derrumbes, y porque hay que continuar la vida. ¿Habrá momentos en que Concepción levante su mirada al sol?

Written by rialarco

abril 10th, 2016 at 5:40 am

Posted in nadiesabe

Caetano y Gilberto

without comments

Descubrí a Caetano Veloso hace 20 años, cuando apenas aprendía a afinar la guitarra. Desde ahí, tanto él como Joao Gilberto me parecían enormes, gigantes, como Violeta y Víctor. Para los de habla inglesa, equivaldría a Sinatra o McCartney, por voz y por su forma de revolucionar la música y perderse en los estilos.
Ayer, junto a Gilberto Gil, rehicieron la magia, y hasta agregaron un par de sorpresas en el bis. Cada uno más de 70 años, y disfrutaban como adolescentes jugando con las armonías.
Felicidade e saudade e alegria e tristeza, todos juntos, e sem brincadeira, emoção e lágrimas enchendo o coração.

Written by rialarco

abril 5th, 2016 at 11:59 pm

Posted in música

Tagged with , ,

Componer

without comments

Mil cosas están a punto de suceder. El resultado extraño de la inminencia de los hechos o de las cosas es una condición a veces insufrible de la música que nace.

Compuse canciones como quien recompone huesos maltratados, deslumbrando mi infancia carente de música y mi adolescencia carente de ideas. Entonces, nació nada más.

Entonces, al componer todo sucede. Este don es viejo pero escondido, fue subterráneo y salió como del encanto de una magia extraña a mí mismo. Pero que sea la voz la que proclame, y callen mis palabras para oír todo de nuevo.

Written by rialarco

marzo 11th, 2015 at 8:04 pm

Posted in escritos

Tagged with

De esa hambre

without comments

De esa hambre y esa promesa se hagan las caricias.
Yo quise besar el alba o el mediodía, besar las horas lentas, llenar las horas nuevas, albergar las memorias de otras horas y otras noches. Pero sucedió tu boca y la calle y el tiempo y las otras formas de impedir el paisaje.
Y cuando quise tocarte dejé quieto el detalle y supe que amaba el fulgor rojo, el encantamiento, el deseo sin medida. Supe que todo era mejor que siempre, y que superaste el olvido, y que prendiste tu silueta en mi memoria como habías hecho antaño. Supe sin saber que eras tú totalmente, el amor y sus caras multiplicadas en el espejo, la medida de saberse más eterno que siempre y menos terco ante las avasalladoras circunstancias que nos rodean.
Fui la luz de tu instante y fuiste luz en mi melodía.
De esa sonrisa y esa sombra se construya toda hora y todo invierno.

Ricardo I.

Written by rialarco

julio 9th, 2014 at 5:36 am

Posted in escritos

Invierno valiente

without comments

Voy en la mitad de tu viaje, anhelante de tu reencuentro. Eres

ante todo la promesa que sigue repitiéndose, y en medio y

lejanamente, y de pronto en el destino, eres por siempre

el invierno que comienza. Otra vez acompañas mi frío y

nuboso modo de cumplir los años. En la música repites

tu aroma callado y la sabia manera en que desde más allá

irradias tu presencia; en las horas del retorno sabes entonar

nuevamente el canto que nos une más acá de las horas

antiguas, más allá del reloj de nuestro constante presente.

 

Ricardo I.

Written by rialarco

junio 21st, 2013 at 6:49 pm

Posted in escritos,personal

Tragicomedia I

with 2 comments

Cuando Jorge salió al camino tarareaba para sí mismo “¿qué costado del camino estoy recorriendo? ¿el lado trágico o el cómico?” Reía de su ocurrencia y temía la respuesta equivocada, así que entre las emociones encontradas y la luna entre nubes procuraba el paso lento y flexible. Dejó pasar perros callejeros, esquivó la oscuridad, maldijo las piedras desiguales, y llegó a su casa.

Written by rialarco

junio 17th, 2013 at 10:24 pm

Posted in cuento